El estrecho camino hacia la ciudadanía trae consigo serios problemas de derechos humanos

FILADELFIA (Junio 28, 2013) - El Comité de Servicio de los Amigos (AFSC, por sus siglas en inglés) opina que la propuesta de reforma migratoria aprobada por el Senado este día “ofrece mucho menos de lo que debería, y lo hace a costa de sacrificar la calidad de vida de todos los residentes de Estados Unidos”.

Si bien la propuesta de ley incluye un estrecho camino hacia la ciudadanía para algunos inmigrantes, y avanza algo en relación a algunos derechos laborales, ella no solo reproduce sino que en buena medida extiende muchas de las fallidas políticas de inmigración. Eso la hace estar muy lejos de las reformas justas y humanas que han demandado las comunidades de inmigrantes y grupos de fé, laborales, y de derechos de los inmigrantes. 

 “La propuesta del Senado hace posible que algunas personas indocumentadas que están viviendo en Estados Unidos entren en un camino hacia la legalización, pero no acabará con el cruel y costoso sistema de detención y deportación. Además da inversiones gigantescas para la militarización de la frontera, lo que significa miles de millones de dólares para los contratistas de defensa y más crisis para la gente en ambos lados de la frontera”, dice Adriana Jasso del programa San Diego de AFSC.

“El camino hacia la legalización es mucho más estrecho de lo que se está haciendo creer. En realidad es un camino muy frágil que dejará a muchos afuera”, dice Pedro Sosa del programa Pórtland Ore. de AFSC. Por ejemplo, la condición propuesta de no estar desempleado por más de 60 días durante el periodo provisional de diez años —que es una situación común— hará que muchos inmigrantes no puedan solicitar una residencia legal permanente. 

“Además, el poner como requisito para todos los empleadores implementar el muy deficiente sistema de verificación electrónica E-Verify es una receta para que haya aún más explotación y marginación de la gente de color", dice Sosa.

Jasso añade: “Las parte originales de la propuesta migratoria que tienen que ver con la militarización fronteriza y con otros programas de aplicación de la ley ya eran excesivos de por sí. Pero a pesar de que escucharon directamente de estas comunidades sobre los impactos de vivir en áreas dominadas por la militarización, los miembros del Senado duplicaron aquellas medidas sin considerar las reformas humanas que tanto se necesitan”.

En anticipación al momento en que la Cámara de Representantes discuta una propuesta de ley, el Comité de Servicio de los Amigos (AFSC) demanda al Congreso adoptar reformas migratorias humanas y efectivas que estén fundamentadas en los siguientes principios:

  • Desarrollar políticas económicas humanas para reducir la migración forzada.
  • Proteger los derechos laborales de todos los trabajadores.
  • Desarrollar un camino rápido hacia la residencia legal permanente, y un camino claro hacia la ciudadanía.
  • Respetar los derechos civiles y humanos de los inmigrantes.
  • Desmilitarizar la frontera Estados Unidos-México.
  • Hacer de la reunificación familiar la máxima prioridad.
  • Asegurar que los inmigrantes y refugiados tengan acceso a servicios.

Las recomendaciones de AFSC están en Un nuevo camino. Este es un documento que describe las prioridades de política para una reforma migratoria humana que proteja los derechos humanos de todas las personas. Nuestros principios provienen de nueve décadas de trabajo de AFSC con comunidades de inmigrantes, cuyas voces deben ser escuchadas en la lucha por políticas humanas.