(Also available in English)

El Acta de Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (DREAM, por sus siglas en inglés) abre una oportunidad para propiciar el diáogo entre los grupos que luchan por los derechos de los inmigrantes, para que las esperanzas y aspiraciones de los jóvenes y de los estudiantes indocumentados no queden limitadas solamente a prestar su servicio en las fuerzas armadas.

A lo largo de muchas décadas haciendo trabajo de jóvenes y por los derechos de los inmigrantes, el Comité de Servicio de los Amigos (AFSC, por sus siglas en inglés) ha apoyado la igualdad de acceso a las oportunidades de educación para todos. Hemos acompañado a comunidades en su demanda de que se proteja el derecho humano universal a la educación. Hemos abogado por los niños, los jóvenes y los adultos –sin importar su condición migratoria en Estados Unidos– para que tengan igualdad de acceso a la educación y así garantizar la viabilidad social y económica del individuo, de la comunidad y de la sociedad en general.

AFSC, como la mayoría del país, ha sido inspirado por la voluntad de los estudiantes indocumentados de asegurar que se garantice el derecho humano universal a la educación, incluso cuando su lucha podría amenazar su permanencia en este país. Es evidente que las acciones de esos jóvenes indocumentados han ayudado a impactar positivamente el debate nacional sobre la inmigración y la educación.

Nosotros continuamos al lado de las comunidades inmigrantes y de refugiados demandando políticas migratorias que protejan los derechos humanos, mantengan unidas a las familias, desmilitaricen las comunidades, y respeten la calidad de vida de los residentes de la frontera Estados Unidos-México.

Sin embargo, el Congreso continúa paralizado sin querer aprobar políticas de inmigración humanas. La inacción del Senado con el Acta del Sueño es otro indicador de la gran necesidad de un liderazgo firme en el Congreso que aborde uno de los temas urgentes de derechos humanos de nuestra nación: la inmigración.

AFSC reitera su profunda preocupación con la inclusión del servicio militar en el Acta del Sueño, y la exclusión del servicio comunitario y de cursos de preparación profesional como alternativas viables para la juventud indocumentada.

Como una organización con fuertes relaciones con comunidades y con décadas de trabajo en apoyo a la juventud y a los derechos de los inmigrantes, así como una trayectoria siendo testigos de los horrores de los conflictos armados en el mundo, AFSC rechaza la inclusión del servicio militar en cualquier legislación que aborde la posibilidad de la juventud inmigrante de recibir igualdad de acceso a la educación, a los recursos académicos, y a otras oportunidades.

Dadas las evidencias de un reclutamiento militar muy presente y enfocado en los jóvenes latinos y afroamericanos, y de los subsecuentes efectos negativos en sus vidas y en sus comunidades, AFSC deplora el uso de facto de lo que se ha llamado “reclutar la pobreza”. La juventud de bajos ingresos y las comunidades maginadas a las que se dirige ese reclutamiento no ven con frecuencia otras opciones que el servicio militar, sucumbiendo así al “llamado a la pobreza a filas”.

Los jóvenes indocumentados que buscan una residencia permanente legal podrían ser engañados al creer que ellos solamente tienen que prestar servicio en el ejército dos años, como lo implica la versión actual del Acta del Sueño. De hecho, los actuales acuerdos de enlistamiento no incluyen tal disposición, sino que el compromiso es por ocho años.

AFSC continuará trabajando con organizaciones de jóvenes, por la paz y por los derechos de los inmigrantes para asegurar que la dignidad de las comunidades y las opciones de la juventud estén protegidas. AFSC continuará abogando por leyes que incluyan:

  1. Disposiciones que proporcionen tanto un servicio civil comunitario  como un sólido camino hacia la legalización.
  2. Acceso para los estudiantes indocumentados a ayuda financiera federal para ir a la universidad, y que incluya préstamos y becas.
  3. Disposiciones que aseguren la protección del estatus legal de los jóvenes que por razones de consciencia se oponen a la guerra y no pueden ya prestar sus servicios en las fuerzas armadas.

Hacemos un llamado a la gente que comparte estas opiniones a que ayude a asegurar que los sueños de los jóvenes inmigrantes por alcanzar la enseñanza superior y un estatus legal se conviertan en realidad.

Created Date: 
Dec 1, 2010